se35-0182-migjorn-ibiza
slide5
slide4
slide2

NO HAY MAL QUE 100 AÑOS DURE, NI PENA QUE UNAS VACACIONES EN IBIZA NO CUREN

VACACIONES EN IBIZA

EL GRAN REMEDIO…

…LA FELICIDAD 

ESTÁ EN UNO MISMO

Es Vedrá. Fotografía de Aisha Bonet

Vivimos todos, momentos muy complicados. Lo cierto es, que no todos los días se cruza en nuestro camino una pandemia como la que estamos viviendo. Si bien, los hechos que están ocurriendo son ajenos a nosotros y es posible, que la interpretación de los mismos sea, como es normal, negativa. Esta forma de interpretar una crisis tiene una segunda lectura, convertirla en una oportunidad y tomar nota de lo que decía Henry Ford “El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo de una manera más inteligente”. Y es que…en medio de tanta incertidumbre, lo único que podemos controlar es nuestra actitud frente al problema. Algunos dejarán que el miedo se convierta en el amo y señor de sus vidas, otros seguirán responsablemente con sus vidas de una forma positiva, aprendiendo de todo ello y convirtiendo la adversidad en una oportunidad de crecimiento personal y profesional. Por eso, hoy quería compartir con vosotros, cinco pautas para mejorar nuestra actitud ante los problemas, espero que nos sean de utilidad a todos.

1º) Acotemos el problema o problemas.

Lo mejor es concretar y conocer el problema para poder enfrentarse a él. Las dificultades no son infinitas, tienen un inicio y un final: tienen un lugar, un tiempo, una historia. Vislumbrar el origen nos puede dar pautas acerca de cómo afrontar, con inteligencia y serenidad, su desenlace.

2º) Mantengamos la serenidad.

La angustia y la impaciencia no son buenas consejeras en la búsqueda de soluciones eficaces. Algo que ahora nos parece un mundo, en un futuro cercano será una nimiedad. Permitamos que el tiempo también resuelva, con su infinita sabiduría, aquello que no podamos modificar. Cada acción meditada desde la serenidad y con la debida anticipación, tendrá más solidez y fuerza que las habituales reacciones automáticas.

3º) Compartamos nuestros problemas.

La mirada externa equilibra la propia. Por ello es conveniente compartir nuestras preocupaciones con personas confiables y sabias. Es importante, escuchar y empatizar, dando cordura y moderación en forma de apoyo a quienes queremos para dimensionar nuestros propios problemas. De esta forma, hay que distinguir entre lo que es profundo y, por tanto hay que dedicarle más atención, de lo que es superfluo y, por tanto menos merecedor de nuestra atención.

4º) Confiemos en nuestro futuro.

Es bueno mantener la perspectiva, intentando observar los problemas con distancia porque todo depende del cristal con que se mire. Es preferible pensar siempre hacia el futuro inmediato y procurar contar con los recursos imprescindibles para hacerle frente. No olvidemos que cada día sale el sol. Hay que tomar la decisión de abandonar una actitud negativa en favor de una actitud positiva, serena, pacífica y amable.

5º) No hay nada que no podamos solucionar con unas buenas vacaciones en Ibiza.

Y una vez, cubiertos los cuatro primeros pasos, no hay nada que no se cure con unas buenas vacaciones en Ibiza. Porque todo el mundo necesita un merecido descanso que compense todas las penurias sufridas.

La Felicidad consiste en vivir cada día como si fuera el primer día de tu luna de miel y el último de tus vacaciones.

Espero que este post os haya gustado.

Un abrazo desde Ibiza

Publicar un comentario